En cuestión de dos décadas, las habilidades académicas han dejado de ser el único parámetro a considerar al desarrollar programas y prácticas educativas. En la actualidad, es necesario establecer un nuevo paradigma formativo a nivel mundial para entender, gestionar y evaluar los procesos educativos.

La rapidez con que gira el mundo ha hecho que los conflictos sociales requieran pensar en distintas iniciativas para integrar otro tipo de aptitudes en el marco pedagógico, como lo son las habilidades socioemocionales, las cuales ayudan a los estudiantes en su tránsito por la escuela y más allá de está.

Pero, ¿por qué sirve desarrollar habilidades socioemocionales en el sistema educativo?

El aprendizaje socioemocional es el proceso mediante el cual niños y adultos adquieren y ponen en práctica de manera efectiva el conocimiento, las actitudes, y las habilidades necesarias para entender y manejar sus emociones, fijar y alcanzar sus metas, sentir y mostrar empatía por otros, establecer y mantener relaciones positivas y tomar decisiones responsables.

Por ello, existen programas como “Educación para el mundo del mañana” que busca desarrollar un perfil que incluya habilidades socioemocionales, el cual aporte una perspectiva más completa sobre las experiencias y competencias de las personas.

Dentro de los beneficios que presenta este programa destacan:

  1. Incremento en los logros académicos.
  2. Mejora en la educación cívica.
  3. Mejora en la salud mental.
  4. Mayor adaptación a los empleos, acorde a necesidades laborales.

Sin embargo, para lograr objetivamente lo propuesto, se debe hacer un gran esfuerzo como institución y llevar a cabo una buena implementación, en donde se tomen en cuentan los siguientes elementos:

  1. Medición: contar con criterios y mecanismos de evaluación unificados.
  2. Equidad: generar condiciones para que todos puedan tener acceso a una vida plena.
  3. Enseñanza: promover una enseñanza que beneficie a la totalidad de la comunidad educativa.
  4. Tecnología: aprovechar la tecnología para expandir el aprendizaje colaborativo.
  5. Óptica institucional: sensibilizar a las instituciones sobre la relevancia de la educación socioemocional.

¿Tú institución está preparada para desarrollar habilidades socioemocionales en sus aulas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *